Apple

Análisis del nuevo Mac Studio: tener lo que hay que tener

Apple estrena un nuevo Mac que, a pesar de que nos resulte muy familiar, llega para ocupar un puesto que estaba vacante desde hace demasiado tiempo, y lo hace convenciendo a todos. Probamos el nuevo Mac Studio con procesador M1 Max y te contamos todo lo que debes saber sobre él.

Diseño: tu cara me suena

El Mac Studio es un ordenador completamente nuevo, estrena una nueva categoría dentro de la amplia gama de ordenadores que tiene Apple ya en su haber, pero aprende de los aciertos y los errores cometidos en el pasado. Su diseño no es nada nuevo ya que sigue la línea marcada por el Mac mini, pero no el que todos conocemos sino el que se lanzó hace ya 17 años. Steve Jobs presentó su primer mini ordenador como un Mac «asequible» en 2005, y aunque desde entonces su diseño ha sufrido pequeñas variaciones, la esencia del Mac mini sigue intacta, y este nuevo Mac Studio, aunque no viene para sustituir al Mac mini, deriva directamente de él. Incluso la caja en la que viene el Mac Studio recuerda a la del original Mac mini.

 

 

En su diseño Apple ha continuado el camino que comenzó con los nuevos MacBook Pro. Sin perder la esencia de Apple, en esta nueva época no todo vale con tal de conseguir el diseño deseado. Ahora se piensa en la funcionalidad, en lo que necesita el usuario, y se le da el mejor diseño que se puede conseguir sin sacrificar funcionalidad. La Apple de los ordenadores ultrafinos que eliminaba puertos y sacrificaba refrigeración para poder presumir de tener el portátil más delgado ya ha dado paso a una nueva Apple que la mayoría aplaudimos. Y que conste que lo dije en la presentación y lo mantengo: el diseño de este Mac Studio no me enamoró la primera vez que lo vi, ni me enamora ahora que lo tengo entre mis manos. Pero hay otras muchas cosas que me han ganado el corazón, así que me da igual.

¿Quién iba a pensar hace unos años que un Mac tendría puertos en la parte delantera? ¿Quién iba a pensar que un Mac de 2022 tendría dos conectores USB-A? ¿Y un lector de tarjetas? Apple ha cambiado su propuesta, al menos en los ordenadores «profesionales», y aunque suponga sacrificar algo el diseño del mismo, ha optado por dar al usuario lo que necesita. El primer paso lo dio con el MacBook Pro, añadiendo el lector de tarjetas y el conector HDMI, además de un puerto MagSafe dedicado exclusivamente a cargar el portátil a pesar de que cualquiera de los USB-C que tiene puede realizar esa misma labor. Y con el Mac Studio ha avanzado en ese sentido.,

El frontal del ordenador dispone de dos puertos USB-C y un lector de tarjetas. Esto es algo que se agradece mucho en el día a día para conectar memorias USB, discos externos o dispositivos que no tienen que estar conectados de forma permanente al ordenador, pero que usas a menudo y que conectar a ciegas en la parte trasera es muy molesto. Lo dice alguien que ha usado desde 2009 el iMac como ordenador principal. Y no hablemos del lector de tarjetas, tenerlo tan accesible en el frontal es una maravilla. Y francamente, tampoco creo que estropeen ese frontal de aluminio tan despejado.

La parte trasera está dominada por la rejilla de ventilación por la que saldrá el aire caliente desde dentro de nuestro Mac para mantenerlo bien refrigerado. De nuevo un elemento necesario se impone al diseño, aunque aquí qué más da, al fin y al cabo es la parte trasera, destinada a no verse. Además encontramos cuatro conexiones Thunderbolt 4, una conexión Ethernet 10 Gigabit, el conector del cable de alimentación (con un diseño tipo Mickey Mouse), dos conexiones USB-A (sí, en serio), un HDMI y una toma de auriculares (de nuevo, en serio). Por último tenemos el botón de encendido del ordenador, el clásico botón circular que apenas utilizamos, porque ¿cuántas veces apagas tu Mac?.

La base circular está rodeada de ora rejilla de ventilación, desde donde se tomará el aire para refrigerar el ordenador, y un anillo circular de goma hará que el ordenador no deslice y además proteja la superficie sobre la que coloquemos el ordenador. Esta base circular eleva ligeramente el ordenador dejando el espacio necesario para que el aire entre y mantenga el interior del Mac Studio a la temperatura óptima de trabajo. Tanto la rejilla de entrada como la de salida de aire son realmente perforaciones del cuerpo de aluminio como las que sólo Apple sabe hacer.

Conexiones, todas las que necesitas

Un ordenador destinado para un uso profesional es un ordenador al que hay que conectar todo tipo de accesorios. Cámaras de vídeo y de fotografía, tarjetas de memoria, micrófonos, auriculares, monitores externos, gráficas externas, discos duros… Y esto significa que necesitas de todo tipo de conexiones, y de algunas de ellas, varias. Pues aquí tenemos todo lo que puedes necesitar, y además con especificaciones realmente buenas.

Frontal

  • 2 puertos USB-C 10Gb/s
  • Ranura para tarjetas SDXC (UHS-II)

Trasera

  • 4 puertos Thunderbolt 4 (40Gb/s) (compatibles son USB-4, DisplayPort)
  • 2 puertos USB-A (5Gb/s)
  • HDMI 2.0
  • Ethernet 10 Gb
  • Toma para auriculares 3,5 mm

Entre este modelo y el que incorpora el procesador M1 Ultra la única diferencia respecto a las conexiones está en los dos USB frontales, que en el caso del Ultra son también Thunderbolt 4, como los traseros. No creo que sea un factor determinante a la hora de decidirse entre uno u otro.

El número de conexiones disponibles y su variedad me parece más que adecuado. Puede que haya algún usuario que necesite algún tipo de dock o adaptador, pero por norma general, creo que para la mayoría serán más que suficientes. Respecto a sus especificaciones, creo que únicamente la conexión HDMI podría haber sido algo mejor, ya que el HDMI 2.0 ya está algo anticuado y la nueva especificación 2.1 sería más adecuada para un ordenador de esta calidad y precio. Con el HDMI 2.0 puedes conectar un monitor 4K 60Hz como máximo, que puede ser algo limitante para los profesionales más exigentes. Eso sí, a través de las conexiones Thunderbolt 4 puedes conectar hasta cuatro monitores 6K 60Hz. Este ordenador admite hasta 5 momitores de forma simultánea, una auténtica locura.

También merece mención especial la toma de auriculares, que no es un Jack convencional aunque pueda parecerlo. Tal y como Apple indica en las especificaciones del Mac Studio, esta conexión de 3,5 mm cuenta con detección de carga de CC y salida de voltaje adaptativa, es decir, el Mac detecta la impedancia del dispositivo conectado y adaptará la salida para auriculares de baja y alta impedancia. Los auriculares de alta impedancia (por encima de 150 ohmios) generalmente necesitan de un amplificador externo para funcionar, pero no es el caso del Mac Studio, una gran noticia para los profesionales del sonido.

M1 Max y 32GB de memoria unificada

Llevábamos mucho tiempo esperando los procesadores «made in Apple» para los Mac. Después de años de experiencia con los procesadores del iPhone y iPad, Apple ha conseguido una superioridad en este terreno asombrosa respecto a la competencia. El equilibrio entre potencia y eficiencia energética de sus procesadores ARM es ahora mismo un sueño para el resto de fabricantes, y trasladarlo a sus ordenadores Mac ha cambiado por completo las reglas del juego.

Apple utiliza lo que se denomina «sistema en chip» (SoC), es decir, la CPU, GPU, memoria RAM, controladora SSD, controladora Thunderbolt 4… están integrados. Ya no tenemos un procesador CPU, una gráfica y módulos de memoria RAM que van ensamblados de forma diferente, sino que todos forman parte de la misma estructura de manera que se consigue una eficiencia inimaginable para los sistemas tradicionales.


Un ejemplo perfecto de cómo esta arquitectura mejora el rendimiento de los nuevos Mac lo encontramos en la «memoria unificada», que podríamos decir que es el equivalente en estos Mac a la memoria RAM. Esta memoria, fundamental para el rendimiento de un ordenador, ahora está a disposición de la CPU y de la GPU, que la utilizan según la necesiten, de forma directa. De esta manera se consigue un acceso mucho más rápido y eficiente, porque además está situada en ese mismo SoC, de manera que la información no tiene que viajar por los circuitos del ordenador. El precio que hay que pagar es que la RAM no se puede ampliar.

El rendimiento de este Mac Studio es excepcional, incluso cuando hablamos del modelo base, el más «barato», que es el que yo he comprado. Este Mac Studio de 2.329€ supera en potencia al iMac Pro más barato de 5.499€ (ya desaparecido del catálogo de Apple), incluso al Mac Pro más barato de 6.499€. Por fin los usuarios tenemos una opción «Pro» que se puede considerar accesible, y esto es una gran noticia para los que veíamos que teníamos que conformarnos con modelos más limitados porque lo que necesitábamos estaba fuera de nuestro alcance.

¿Modularidad? Ninguna

Apple mencionó en su Keynote de presentación que este Mac Studio era «modular», pero no sabemos exactamente a qué se referían. Quizás a que se pueden apilar varios Mac Studio, unos encima de otros, porque ni las opciones de configuración son demasiado variadas, ni se puede realizar ningún cambio una vez tienes el Mac Studio en tus manos.

Puedes elegir el tipo de procesador (M1 Max o Ultra), con dos opciones para cada uno en función de los núcleos de GPU que quieras, dos opciones de memoria unificada para cada uno (32GB y 64GB para el M1 Max, 64GB y 128GB para el M1 Ultra) y listo. Bueno, también puedes elegir el almacenamiento interno, partiendo desde los 512GB (M1 Max) o 1TB (M1 Ultra) hasta los 8TB. Una vez hayas realizado tu pedido, olvídate de variar absolutamente nada. Ni siquiera el SSD, que es la única pieza que no viene soldada, se puede ampliar, al menos de momento, y no creo que Apple vaya a cambiar de opinión.


Es sin ninguna duda el único aspecto de este Mac Studio que deja un poco de mal sabor de boca, pero es lo que hay. Si quieres modularidad no te queda otra opción que ir a por el Mac Pro… pero eso es otra liga a la que la mayoría no podemos ni aspirar.

Utilizando el Mac Studio

Como dijo Steve Jobs cuando presentó el Mac mini original en 2005, se trata de un ordenador «BYODKM» (Bring your own display, keyboard and mouse), es decir, tienes que poner tu propia pantalla, teclado y ratón. De manera que el uso de este Mac Studio se disfruta con su rendimiento. Llevo desde hace unos meses utilizando el MacBook Pro 16″ con procesador M1 Pro y 16GB de memoria unificada, con un rendimiento excepcional, haciendo tareas con Final Cut Pro que en mi iMac 27″ de 2017 con 32GB de RAM y procesador Intel i5 me eran ya imposibles de realizar sin desesperarme, y sigo sin saber si a este portátil le funcionan los ventiladores.

En el nuevo Mac Studio los ventiladores funcionan, porque Apple ha decidido que arranquen desde el momento en el que el ordenador se enciende. Aprietas el botón del Mac Studio y si te acercas lo suficiente puedes notar un pequeño ruido aunque esté sin realizar ninguna tarea. Es un ruido inapreciable salvo que estés en silencio, y que durante todo el proceso de edición del vídeo de este análisis no ha aumentado en ningún momento. De momento es la única prueba que he podido realizar en este ordenador hasta este momento.


Con este Mac Studio, que me costó más o menos lo mismo que mi iMac en 2017, tengo una sensación que nunca antes había tenido al comprar un Mac, y ya llevo unos cuantos: la sensación de que me he comprado un ordenador que va a cubrir mis necesidades sobradamente. Con los anteriores ordenadores de Apple siempre tenía la impresión de haber comprado el que mi dinero te permitía, porque si hubiera podido me hubiera comprado uno superior. Incluso con mi MacBook Pro, si hubiera podido habría ido a por el M1 Max.

Opinión del editor

Decir que un ordenador de 2.329€ de precio de partida es barato puede resultar sorprendente para muchos usuarios, pero así siento que es este nuevo Mac Studio. Ya no sólo tenemos un ordenador bonito, con excelentes materiales y acabados, ahora además tenemos todo tipo de conexiones y un rendimiento superior al de modelos que cuestan más del doble. Este Mac Studio acerca los ordenadores «profesionales» a los usuarios. La espera ha merecido la pena, y la sensación es que lo mejor está aún por llegar. Ya puedes adquirirlo en la App Store (enlace) y vendedores autorizados con un precio de partida de 2.329€..

Mac Studio
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas

€2.329


  • Mac Studio
  • Reseña de:
  • Publicado el:

  • Última modificación: 6 de abril de 2022


Pros

  • Diseño compacto
  • Conexiones variadas
  • Conexiones frontales
  • Rendimiento extraordinario

Contras

  • Imposibilidad de ampliar a posteriori

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.